Cuatro escenarios para el impacto económico del coronavirus

Los efectos que el coronavirus pueda tener en la economía española dependerán del grado de la crisis y del tiempo que estén en vigor las medidas. Debe taparse la hemorragia con medidas de cortísimo plazo, pero que sólo servirán siempre que vayan acompañadas de medidas estructurales

Las medidas del corto plazo, como apoyo a la liquidez de las empresas, especialmente de pymes y autónomos son esenciales, pero sólo serán efectivas, como digo, en el medio y largo plazo si se gestiona bien la crisis, dando toda la información real y un plan trazado de previsión de evolución, que permita despejar incertidumbres y generar confianza que posibilite un rebote rápido y una salida en uve de la caída de actividad económica y empleo, es decir, una recuperación fuerte y rápida.

Esas medidas de corto plazo que suministren liquidez deben ser, en mi opinión, las siguientes:

  • Facilidad financiera ilimitada por parte del ICO para pymes y autónomos, con préstamos blandos, al 0%, por tres meses, renovables de tres en tres meses automáticamente mientras dure la crisis del coronavirus.
  • Condonación del pago de impuestos y de cotizaciones a la Seguridad Social por el tiempo que duren las restricciones de cierre a las ramas de actividad afectadas.
  • Aplazamiento por seis meses, prorrogables de tres en tres meses mientras estemos en esta situación, de los impuestos devengados antes de las duras restricciones, para no producir una asfixia financiera.
  • Eliminación de la subida de impuestos contemplada en el plan presupuestario del Gobierno, por ser una política fiscal contractiva y lastrar la producción y el empleo.

Así, con la generación de confianza que nos mejore el entorno económico estructural, y las de cortísimo plazo que eviten la asfixia financiera de las empresas, podremos superar mejor esta complicadísima situación, complicada en exceso por la gestión anterior, aunque, de eso, como he dicho, ya habrá ocasión de hablar, cuando se solucione todo.

De esa forma, en cuanto al efecto sobre la producción y el empleo en España, hay cuatro escenarios:

Escenario 1: Un mes de duración de las medidas y ausencia de generación de confianza. El rebote será más tenue. Se perdería casi el 100% de la actividad de un mes en comercio, hostelería, transporte y ocio y el 20% de la actividad de un mes en el resto de los sectores. En total, 55.188 millones de PIB y 1.376.000 empleos. Nos llevaría a un retroceso de un 4,59 puntos porcentuales del PIB sobre la previsión inicial para 2020, que dejaría la evolución del PIB en un -2,99% en términos anuales. Es un caso muy extremo. Tendría que hacerse todo muy mal para que fuese una recesión similar a la de 2009.

Escenario 2: Un mes de duración de las medidas, pero con generación de confianza. El rebote sería más fuerte y la recuperación más rápida. Se perdería casi el 30% de la actividad de un mes en comercio, hostelería, transporte y ocio y el 10% de la actividad de un mes en el resto de los sectores. En total, 19.103 millones de PIB y 479.000 empleos. El PIB retrocedería 1,59 puntos porcentuales sobre la previsión inicial para 2020, con lo que dejaría el crecimiento anual del PIB plano, en el 0%.

Escenario 3: Quince días de duración de las medidas y ausencia de generación de confianza. El rebote sería más tenue, aunque el quebranto menos intenso que en el escenario 1 por la menor duración de las medidas. Se perdería casi el 100% de la actividad de medio mes en comercio, hostelería, transporte y ocio y el 20% de la actividad de medio mes en el resto de los sectores. En total, 27.594 millones de PIB y 688.000 empleos. El PIB retrocedería 2,29 puntos porcentuales sobre la previsión inicial para 2020, de forma que dejaría el crecimiento anual del PIB en el -0,69%.

Escenario 4: Quince días de duración de las medidas, pero con generación de confianza y menor plazo de medidas duras. El rebote sería más fuerte y la recuperación más rápida. Se perdería casi el 30% de la actividad de medio mes en comercio, hostelería, transporte y ocio y el 10% de la actividad de medio mes en el resto de los sectores. En total, 9.552 millones de PIB y 240.000 empleos. El PIB retrocedería 0,79 puntos porcentuales, dejando así el crecimiento anual del PIB en el +0,81%.

Es, por tanto, imprescindible mantener con vida a las pymes con las medidas de corto plazo propuestas y, además, generar confianza suficiente para un rebote temprano y fuerte, además de lograr que las medidas más duras sean por el menor tiempo posible.

Escribe un comentario

Somos Resols

Descubre temas interesantes relacionadas con mundo empresario.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies